Gualeguaychú en su hora crucial

Edición: 
799
Contra Botnia: buscan salir del pantano y abrir la ruta a Uruguay

Daniel Tirso Fiorotto
(especial para ANALISIS)

Entusiasmados por la epopeya contra la poderosa Ence, que terminó mudándose de Fray Bentos, los vecinos de Gualeguaychú redoblaron esfuerzos y apuntaron toda su artillería a Botnia para cumplir con la faena completa, pero en estas horas están evaluando que el plan no resultó. La combativa Asamblea Ciudadana Ambiental entró en el marcado proceso de desgaste que el gobierno nacional ansiaba. ¿Fue el corte permanente de la ruta con Uruguay una medida acertada? ¿Recibir dinero del gobierno, ayudó? En las próximas horas los asambleístas debatirán el modo de abrir el paso, después de 18 meses de interrupción, pero hacerlo con una modalidad que genere nuevas energías para la lucha antes de que la anemia los consuma.

Muchos creen que el bloqueo de la Ruta Internacional 136, que une Gualeguaychú con Fray Bentos se agotó y que no acarreó simpatías para la causa contra la finlandesa Botnia.

Muchos creen, y casi todos lo dicen sólo en privado, que esa clausura no colaboró con la necesaria unidad de los pueblos de ambas orillas contra las empresas multinacionales, y que no fructificaron otros emprendimientos para consolidar un bloque común, de modo que entre las numerosas victorias de la Asamblea Ciudadana Ambiental anotan una derrota: las crecientes antipatías de muchos orientales, exclusivamente debidas al corte de ruta sin tregua siquiera para la Navidad.

Muchos creen que triunfó la posición del gobierno argentino, de esperar el dictamen de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, y como esa determinación ocurriría recién en 2009, piensan que el bloqueo tiene cortísima vida. Además, sospechan que Botnia está siendo prolija para facilitar su estabilidad, e incluso que miente en el volumen de producción. La empresa sostiene que llegó a producir 2.857 toneladas diarias de celulosa durante 30 días corridos (con unas pocas decenas de obreros fraybentinos), una marca nunca lograda en otras empresas del rubro en el planeta, y en Gualeguaychú suponen que están frente a una maniobra de la firma para engañar los controles ambientales.

Pero algunos se preguntan si fue acertada la decisión del gobierno argentino de no formar parte de los organismos de control, como había propuesto Uruguay con invitaciones reiteradas, siendo que al mismo tiempo se rechazaba toda acción que no fuera esperar el dictamen de La Haya dos años y medio después de la habilitación de la planta. Una cosa era la postura de la Asamblea, que incluía numerosas medidas de resistencia e involucraba en la lucha asuntos del medioambiente en otros rubros como la minería o los agrotóxicos; y otra la del gobierno que sólo apuntó a La Haya y se contentó con que los cañones pusieran la mira sólo en Tabaré Vázquez, con desgaste cero para el gobierno argentino y todo el peso del deterioro sobre la Asamblea.

Aciertos y errores

ANALISIS consultó esta semana a militantes de primera línea que reconocieron que la Asamblea “está hecha hilachas”, y de hecho intentó contactar a otros pero a diferencia de otras épocas los teléfonos no están abiertos y algunos prefieren no opinar, no enfrentarse, no quedar en el foco de las críticas. No es miedo, es un exceso de prevención.

Pero algunos reconocieron que, más allá de las dificultades que presentaba esta lucha contra Botnia, haber ovacionado un discurso irresponsable de Daniel Taillant, titular del Centro de Derechos Humanos y Ambiente (Cedha) y esposo de la secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Romina Picolotti, y expulsado por consiguiente a los abogados gualeguaychuenses de la Asamblea, fue un disparate que todavía lamentan.

Este semanario publicó el 19 de octubre de 2006 la crónica de lo que ocurrió en el Teatro de Gualeguaychú, bajo el título: “Arrimale un fósforo al polvorín” y el subtítulo “Patética la arenga de Daniel Taillant el martes a la noche”.

(Más información en la edición gráfica de ANALISIS de esta semana)

“Creemos que podemos ser protagonistas”, aseguró el entrerriano Nicolás Bonelli

El uruguayense marcó en 2021, el mejor tiempo clasificatorio en el óvalo de Rafaela.

Liber

Se conocieron los cruces de octavos de final de la Copa Libertadores de América 2022.

Tate Copa

Unión de Santa Fe enfrentará a Nacional, primero en Montevideo, por los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Por Daniel Enz (*)
Daniel Carubia.

Daniel Carubia.

Berdardo Salduna (*)
Por Pedro Galimberti (*)

Cecilia Goyeneche. (Foto: ANÁLISIS)

Judiciales

Locales