El ajedrez inútil

Edición: 
921
Liderazgos, indecencias y especulaciones hacia 2015

Antonio Tardelli

En política, una disciplina en la que también conviven reyes y peones pero que es infinitamente menos racional, es un derroche de tiempo pensar con tantísimas movidas de anticipación. Mucho más en la Argentina, donde en una semana se suceden varios presidentes. O en pocos meses resucitan espacios políticos que lucían condenados al ocaso. Sin embargo, en marzo de 2011, cuando falta más de medio año para las elecciones, muchos dirigentes políticos están mirando el 2015. Todo es tan dinámico que semejantes proyecciones, por lejanas, están condenadas al cesto de la basura, a ser tan estériles como la mitad de la energía de los ajedrecistas. Sin embargo, por increíble que suene, ahí está, condicionando las estrategias de hoy, el año 2015.

Hacia remotas especulaciones se aventuran los dirigentes peronistas en virtud, entre otras cosas, de la naturaleza de los liderazgos en juego. El senador Raúl Taleb, un buen lector de la realidad, diferencia los estilos de Jorge Busti y Sergio Urribarri. El liderazgo de Busti, opina, es más gregario: su construcción es vertical, sus seguidores obedecen y su primacía es indiscutida. El de Urribarri, en cambio, es más horizontal. Fue, mientras candidato y en los primeros tramos de su gobierno, una especie de primero entre pares. O sea que, según el análisis del ex embajador, el liderazgo de Busti impuso un sucesor que generó un nuevo liderazgo, de matriz diferente. Tomando partido, pues desde hace algún tiempo milita en el urribarrismo, Taleb concluye: “Hoy el alumno supera al maestro”.

Por tanto, una de las cuestiones que debe dirimirse es si, a esta altura, Urribarri es algo más que la aritmética suma de los intendentes que lo respaldan. Es verdad que el ejercicio del poder desgasta pero también es cierto que desgasta estar fuera de él, sobre todo si se había vuelto costumbre. Urribarri construyó desde ese soporte territorial, desde los beneficios que le reporta su alineamiento nacional y desde su posibilidad de cooptar legisladores que en algún momento no le fueron fieles. A diferencia de lo que ocurría semanas atrás, Urribarri controla el Senado y apenas si encuentra obstáculos en la Cámara de Diputados, donde Busti sí mantiene su predominio. Urribarri intenta ser más que la resultante de sus apoyos. Procura generar una nueva jefatura, más personal y autónoma.

Por eso se mira al 2015. Un nuevo mandato de Urribarri clausuraría su ciclo inmediato y habilitaría las expectativas de todos los demás. En la búsqueda de mayor independencia, lo ideal para Urribarri sería imponerse en Paraná, hoy gobernada por el bustista José Carlos Halle. Una victoria en la ciudad capital sería enteramente propia: nadie se la podría facturar y el primer mandatario no aparecería tan dependiente de jefes territoriales que por ahora lo colman de elogios públicos y exageran su admiración ante sus dotes de estadista. El tiempo puede convertir a varios de ellos en aspirantes a la sucesión y a ningún político le gustan los ascensos vertiginosos, salvo que se trate del propio.

El 2015 es también el año en que, si está bien posicionado, el peronismo de Paraná reclamará por sus fueros. Un escenario con Urribarri y Halle reelectos convierte al ex juez en candidato a la sucesión en el mismísimo instante de su éxito electoral. Por eso, según se especula en círculos del justicialismo, el orden de prioridades de Urribarri es el siguiente: 1) convertir a uno de los suyos en intendente de Paraná; 2) en caso de no poder, conseguir que Halle no repita, con lo que el peronismo paranaense estirará su prolongada espera (los radicales de Varisco celebran esta extraña combinación y en esta clase de alquimias, retorcidas para el ciudadano común, se asientan las sospechas de apoyos cruzados de la que es tributaria la intrépida afirmación del intendente de Maciá, Ricardo Troncoso, que habló de supuestas conversaciones extrainstitucionales que mantendrían hombres de la UCR y ministros del Poder Ejecutivo).

Mientras tanto, Busti avanza en la confección de una lista inmejorable. En efecto, una futura selección de los militantes más probos, los más consecuentes, los más destacados, no podrá ya enderezar una boleta que parece producto de un casting de impresentables. En las inmediaciones de la Casa Gris, desde hace algunos días, los pasacalles ofertan: “Busti–Halle–Vázquez–Almará”. Firma la Agrupación Sin Banderas, desconocida pero, al tenor de la invitación, impecablemente bautizada.

Busti juega de nuevo el nombre del secretario general de los municipales paranaenses, Hugo Vázquez, un dirigente de reconocida influencia negativa en los asuntos públicos. Vázquez, burócrata consecuente, es de continuo un obstáculo para una eficaz gestión del municipio, tanto cuando asume un abierto rol oficialista, como ahora, gravitando indebidamente sobre la administración de Halle, como cuando, movido por ambiciones personales o intereses subalternos, exacerba su rol opositor. Lo saben el ex intendente Julio Solanas y los paranaenses todos, víctimas de las retrógradas manifestaciones en las que el actual legislador riega la ciudad con toneladas de basura. La ecología y la suerte de la clase obrera son dos de las cosas que a Vázquez menos le importan en el mundo.

Sus antecedentes son tan groseros como los de otro posible candidato a diputado por el bustismo, Rubén Almará. Individuo de extrema derecha, declarado admirador de José López Rega y la Triple A, servil difusor de las infamias que el poder de turno lanza contra las voces críticas, el ex presidente del Partido Justicialista de Paraná asume abiertamente su condición de peón de Busti y ratifica que la política del presente se sirve impúdicamente de la vulgaridad y la extorsión.

(Más información en la edición gráfica de ANALISIS de esta semana)

Domingo Daniel Rossi asunción Intendencia

“Tenemos que preparar 1.000 autos, 30 colectivos, con el intendente a la cabeza, para acompañar una pueblada si es necesaria, para que nos escuchen”, lanzó Rossi a modo de advertencia al asumir la Intendencia de Santa Elena.

Cristina Fernández discurso asunción

“Confíe en su pueblo. Ellos no traicionan, son leales”, le dijo Cristina a Alberto Fernández.

jura de ministros

En la jura de ministros, hubo ovaciones para Wado De Pedro, Carlos Zanini y Ginés González García.

Deportes

Alzugaray

Lisandro Alzugaray vive un gran momento en Central Córdoba y sueña con ganarle la final de la Copa Argentina a River.

Echagüe

Echagüe buscará seguir en la senda triunfal en la Liga Argentina.

Central Entrerriano

Central Entrerriano ganó en Neuquén y le arrebató el invicto a Centro Español.

Policiales

Detienen a un joven por el robo al supermercado

Detienen a un joven chileno por el robo al supermercado Día.

Accidente autovía 14.

El accidente fue sobre la mano sur norte del kilómetro 260 de la Autovía Artigas.

Cultura

Arandú Espacio de Arte

Cerca Baldía se podrá ver este viernes a las 21 en la ciudad de Paraná.

CAUCE

La jornada fue impulsada por CAUCE, Cultura Ambiental.

Nacionales

Fmi

El mensaje se conoció a las 15:30 de la Argentina, tres horas y media después de que Fernández jurara como presidente de la Argentina.

Provinciales

José Antonio Artusi

José Antonio Artusi, diputado provincial.

IOSPER

“Si un total de 6.668 afiliados representan el 19% del total del Presupuesto anual que IOSPER tiene disponible para sus 300.000 afiliados, es una cifra más que significativa que merecería valorarse de otra manera”, dijo Schmidt.

Locales

Asunción

Anoche fue la asunción de Davico para un nuevo mandato en el municipio de Pueblo Belgrano.

José Luis Walser asumió la Intendencia de Colón

José Luis Walser asumió la Intendencia de Colón.

Martín Oliva asume como intendente

“No especulo, ni hago negocios con la política”, afirmó el flamante intendente de Concepción del Uruguay.

Interés general

Sarampión

Se trata del peor brote de la enfermedad registrado en el país desde el año 2000.

Dolares.

El dólar cerró casi estable este martes a $63 en bancos y agencias tras la asunción del nuevo gobierno.