Una empresa que alquila aeronaves promovió una demanda millonaria contra LAER

El reclamo está relacionado con cuotas impagas por el leasing (alquiler con opción a compra) de un Jetstrean que LAER utilizó hasta 2014 y que era propiedad de Macair Jet SA, una empresa que supo ser del Grupo Socma, informó El Entre Ríos.

En el informe elaborado por el periodista Oscar Londero, se indica que la aeronave, al igual que la firma -ahora pertenece a la colombiana Avianca-, que entre sus controladas posee a Macair Transporte Aéreo SA, la continuadora de la compañía de taxis aéreos fundada por la familia Macri.

La demanda fue presentada el 25 de octubre pasado en el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal Nº4, a cargo de Fernando de Asís Soto. Un magistrado capitalino que conoce a las partes y al conflicto que se traen entre manos puesto que intervino ante otro incidente promovido por Macair Transporte Aéreo SA.

Tras recibir en la Casa de Entre Ríos la cédula que notificaba sobre la intimación de pago y una citación de remate, la provincia contestó de inmediato: negó los cargos, desconoció la deuda exigida y pidió una pericia sobre la contabilidad de Macair Transporte Aéreo SA por entender que no había asentado en sus registros los pagos efectuados por LAER.

Es decir: ensayó un ataque como forma de defensa. La de la Fiscalía de Estado fue una jugada de manual.

La controversia

En 2011 LAER y Macair Jet SA firmaron un contrato de leasing por un Jetstream, modelo British Aeroespace Jetstream 3200 EP, matrícula LV-ZRL. Junto con la máquina llegaron dos motores marca Garret modelo TPE-331-12UHR-702H con números de serie P-66118C y P-66276C.

La aeronave, valuada entonces en 1,4 millones de dólares, fue transferida "para brindar los servicios de transporte de pasajeros, equipaje y carga, domésticos e internacionales, conforme los términos y alcances establecidos en el Certificado de Explotador de Servicios Aéreos (CESA), de LAER, conforme se desprende del texto del contrato de leasing", según explicó el apoderado de Macair Transporte Aéreo SA, Pablo Guglielminotti, en uno de los párrafos iniciales de su demanda.

En su sexta cláusula el convenio estableció un canon de 26 meses a razón de 33.000 dólares más IVA que LAER debía pagar por mes adelantado, habiéndose estipulado un interés punitorio mensual del 2 por ciento en caso de cancelaciones fuera de término.

"Si bien al principio de la relación contractual la aquí demandada se mostró cumplidora en las obligaciones a su cargo, con el tiempo y el transcurso de los meses comenzó a evidenciar claros signos de incumplimiento", detalló Guglielminotti en otro tramo de su escrito.

La primera carta documento dirigida a LAER fue emitida el 3 de julio de 2012. De esa forma le exigieron 131.762,43 dólares de deuda y 83.647,07 pesos por mantenimiento de la aeronave.

Más tarde, el 2 de mayo de 2013 hubo otra carta documento para demandar el pago de los cánones correspondientes al período comprendido entre julio y diciembre de 2012 más el primer trimestre de 2013. La contestación de LAER, cuatro días más tarde, también fue sin rodeos: rechazó los términos del reclamo "desconociendo los importes reclamados sin fundamento jurídico ni legal de ninguna índole".

Si bien el 13 de mayo de 2013 la aerolínea estatal transfirió 702.000 pesos no sirvió, a criterio de la demandante, "para purgar dicha mora habida cuenta que tal suma de dinero fue afectada a otras deudas que la aquí ejecutada mantenía con mi representada", remarcó el apoderado de Macair Transporte Aéreo SA.

La relación entre las partes no era de la mejor y si algo le faltaba al conflicto lo agregó Macair, que envió otro par de cartas documento y dio por caído el leasing. Por su parte LAER rechazó los mensajes intimidatorios y siguió sin pagar, siempre según el relato de la propietaria del avión.

Fracasadas todas las negociaciones extrajudiciales, el 8 de agosto de 2014 Macair Transporte Aéreo SA pidió el secuestro de la aeronave mediante una medida cautelar presentada ante el juez de Asís Soto. El magistrado accedió y la confiscación de la máquina se produjo finalmente el 6 de octubre, aunque los motores recién fueron recuperados por su propietaria un mes más tarde.

Al momento de sacar cuentas Macair Transporte Aéreo SA contabilizó 465.286,25 dólares por 15 sumas adeudadas (saldos de los cánones correspondientes a marzo, abril y mayo de 2012; el segundo semestre completo de 2012 y el primer semestre de 2013), otros 990.000 dólares por la aplicación de una multa por cada canon impago (15 períodos en total); y 400.000 dólares por la cláusula penal prevista en el memorial 18.1 del contrato).

Así las cosas, la propietaria del Jetstream utilizado por LAER contabilizó 1.855.286,28 dólares. Como a ese monto le descontó 700.000 dólares correspondientes al depósito de garantía efectuado por la aerolínea entrerriana, redujo finalmente su reclamo a 1.155.286,25 dólares más los intereses y costas, de los cuales no hay mayores precisiones en el escrito al que accedió Elentreríos.

Nadie, nada, nunca

Al momento de formular su descargo y haciendo otra interpretación sobre la cláusulas del convenio, desde la aerolínea estatal se precisó que "resulta de toda evidencia que LAER SE (Sociedad del Estado) ha abonado la totalidad de las sumas reclamadas por dicho concepto desde el mes de marzo de 2012 al mes de abril de 2013, adeudándose solamente un saldo del mes de abril de 2013 (U$S 16.774.74) y los meses de mayo, junio y julio de ese año, lo cual totaliza la suma de U$S 115.22,26 y no el importe que aquí se exige".
Macair contra LAER contestación de demanda (42.5 KB) Macair contra LAER contestación de demanda
En otro tramo de la réplica desde LAER se esgrimió que ese monto "aun sumando los U$S 400.000 que se reclaman por la cláusula penal resulta inferior al monto que ellos tenían depositado en garantía y del cual debe deducirse lo reclamado, existiendo en consecuencia un saldo a favor de esta parte".

Además se precisó que Macair Transporte Aéreo SA no registró adecuadamente los pagos efectuados entre junio y agosto de 2012, razón por la cual desde LAER se consideró que la empresa estaba en mora. Para sustentar su postura aludió a un cheque por dos millones de pesos librado el 31 de mayo de 2013 y que fuera recibido por la contraparte, a lo que agregó el intercambio de correos electrónicos con una contadora y un empleado de Macair.

"De ese intercambio surge que la contadora de LAER SE le reclamaba recibos que MTA Macair Transporte Aéreo) entregaba siempre en forma tardía", según consta en el descargo efectuado por el interventor de la aerolínea estatal, Luis De Meyer.

Atento a ello el funcionario exigió "la apertura a prueba de la causa y el consecuente rechazo de la acción en los términos en los que ha sido intentada, pues la defensa de excepción de pago parcial deberá ser acogida en todos sus términos, con expresa imposición de costas".

Tras poner en duda cómo se lleva la contabilidad en Macair Transporte Aéreo SA, De Meyer pidió que se verifique si "en los registros contables de las partes hay constancias de los pagos hechos por los cánones correspondientes a las cuotas 14 a 22, y los saldos de las cuotas 13 y 23, que se referencian en el correo electrónico aportado como prueba por mi parte".

Se trata, en definitiva, de una historia con final abierto. Habrá que ver para qué lado se inclina la Justicia.

Entre Ríos es una de las dos provincias con focos de incendios activos.

Relanzaron la Línea 137 para acompañar ante situaciones de violencia y acceso al derecho.