Causa Pose: cómo un ex agente de la SIDE organizó el transporte de 44 kilos de cocaína

El ex SIDE Julio César Pose, en la audiencia virtual.

El ex SIDE Julio César Pose, en la audiencia virtual.

“Estamos tratando de arreglar tu problema, no te muevas hasta que digan abandonar”. El texto del correo electrónico lleva la firma de “Tito” y fue enviado a zorro53tv@yahoo.com.ar, una de las tantas casillas de correo electrónico del ex SIDE Julio César Pose (67 años). El remitente: la dirección oficial de René Tenenbaum en la embajada de los Estados Unidos. El mensaje data del 17 de febrero de 2004 y tiene un significado muy particular. Por ese entonces Pose se estaba escondiendo de la Justicia Federal, que lo buscaba para que diera explicaciones sobre su rol en el traslado, de Salta a Capital Federal, de 44 kilos de cocaína. La droga había sido secuestrada por Gendarmería Nacional el 31 de diciembre en Figueroa Alcorta y Tagle, frente a la enorme escultura de flor de acero que ya es postal de Buenos Aires. En la historia aparece involucrado el exagente de la SIDE, el paranaense Ramón Ceferino Mendoza, también ex miembro del Ejército Argentino y vinculado a otras denuncias en la capital entrerriana y ligado al Club Neuquen de la capital entrerriana.


Los correos electrónicos en la causa contra el ex SIDE Julio César Pose, juzgado por organizar el transporte de 44 kilos de cocaína para la DEA.

Para febrero de 2004, el compañero que había participado con él en la compra de la droga en Salta -el carapintada y ex espía Ramón Ceferino Mendoza- ya estaba preso. Y Pose temía correr la misma suerte. Por eso, nuevamente desde el mismo remitente lo vuelven a tranquilizar el 17 de marzo: “Tenés que tener un poco de paciencia”, le sugieren.

Tenenbaum era mano derecha del agente de DEA Arthur Staples, llevaba décadas trabajando en la embajada de Estados Unidos y tenía un pasado glorioso como “El campeón israelí” en Titanes en el Ring. Desde TenenbaumR@state.gov contactó a Pose para tranquilizarlo y reforzar el apoyo que la agencia antinarcóticos norteamericana le había dado durante el operativo “Flor de Acero”.

Los mails fueron exhibidos el jueves de la semana pasada por el fiscal Marcelo Colombo ante los jueces del Tribunal Oral Federal N° 1 que juzgan a Pose como partícipe del traslado de la cocaína en el medio de un entramado de novela que logró mantenerse casi como un secreto en Tribunales durante casi dos décadas, publicó el diario Clarín. En su alegato, Colombo pidió la pena de cuatro años y medio de prisión para el ex SIDE.

Lo que los jueces Ricardo Basílico, José Michilini y Adrián Grünberg tienen ante sí es un caso sorprendente e inédito por el tipo de prueba que se acumuló en el expediente que, a paso muy lento, finalmente llegó a juicio oral.

Toda esa prueba indica -incluso el testimonio de Pose y Mendoza- que la DEA financió el operativo “Flor de Acero” por su cuenta. Y no solo eso, varios testigos también aseguraron que por esa época que existía un sistema de recompensas para quienes entregaran narcos a la DEA que, además, nutría una caja chica de efectivo a Gendarmería.

“En una oportunidad alguien que tenía la DEA en la embajada, creo que era el señor fallecido, Tenenbaum, me dice que Pose iba a estar en Salta y me iba a avisar cuando él se hospedara. Fui al hotel y por indicación de esa persona le entregué 200 dólares”, declaró en el juicio el comandante de Gendarmería Carlos Alberto Gutiérrez, quien era el contacto entre la DEA y Pose en el destacamento Frontera Norte, en Salta.

“Nosotros en el asiento del grupo teníamos un dinero que nos dejaban ellos para estos casos, para las fuentes que ellos explotaban. Era un dinero en efectivo que nos dejaban. No había cuentas”, agregó Gutierrez, quien dejó Gendarmería y entre 2006 y 2012 trabajó directamente para la DEA.

Según Gutiérrez, las recompensas de la DEA para sus informantes rondaban los 14 mil dólares (por lo que él vio en una oportunidad concreta). Pero en el caso de Pose y “Flor de Acero”, otro ex espía que declaró como testigo sostuvo que la recompensa fue de 22 mil dólares.

“Por lo que me dijo Pose, hubo un premio de aproximadamente 22 mil dólares a cobrarse en el mismo momento o inmediatamente después del procedimiento exitoso”, contó el abogado Juan Carlos Legascue, también con un pasado en la SIDE, al punto que se lo señala como el agente que le pagó 200 mil dólares a la esposa de Carlos Telleldín para que éste implicara a policías bonaerenses en el atentado a la AMIA, publicó el diario Clarín.

Tratándose de espías, todo es vidrioso. De Pose, por ejemplo, fuentes consultadas por Clarín dijeron que sería “La Morsa” aunque no figura con este apodo (ni ningún otro) en el expediente que sigue el caso de la DEA. Ese alias fue atribuido en su momento a Aníbal Fernández en el expediente del Triple Crimen de General Rodríguez por dos de los condenados, Ibar Pérez Corradi y Martín Lanatta.


Ramón Ceferino Mendoza, entrevistado por el exdiputado provincial PJ y actual funcionario del Senado provincial, Rubén Almará, en días recientes. Mendoza es comentarista e Almará en su radio, aunque siempre en forma anónima. A diario hace denuncias radiales contra hombres y mujeres de la justicia entrerriana, como así también de la Policía.

Pose por Pose

Aunque al juicio oral a cargo del TOF 1 llegaron acusados de transporte de estupefacientes tanto Pose como el carapintada Mendoza, para este último el fiscal Colombo pidió la absolución. Entendió que sólo había actuado de nexo con los narcos con el fin de cobrar parte de la recompensa y la promesa de volver a ser inorgánico en la SIDE.

Pose, en cambio, acompañó a los narcos en el traslado dentro de Capital. Él iba en un taxi con uno y los otros dos en un Ford Escort con la droga. Todos juntos llegaron hasta el lugar donde los detuvo Gendarmería. Allí Pose se bajó del taxi y se subió al BMW de la DEA, donde lo esperaban el agente Arthur Staples y su chofer Abraham René Tenenbaum.

Todo esto saltó por los aires cuando Mendoza, ofuscado porque su parte de recompensa no aparecía, comenzó a enviar notas a la embajada de Estados Unidos y a la SIDE reclamando su dinero. En la causa consta la investigación preliminar que hizo el Departamento de Contrainteligencia de la Secretaría de Inteligencia luego de recibir en enero de 2004 nueve faxes de Mendoza vinculando a la SIDE con el operativo “Flor de Acero”.

Cuando todo se descubrió, Mendoza fue el primero en caer. Estuvo preso poco más de un año. Pose finalmente se presentó y contó su versión, que seguramente será la que repetirá su abogada el próximo 24 de septiembre cuando alegue ante el TOF 1.

Lo que el ex espía quiere es que lo consideren un agente encubierto, pero lo cierto es que su presencia y su trabajo para comprarle la droga a los narcos en Salta fue algo que hizo solo en coordinación con la DEA y Gendarmería sin dejarlo asentado en registro judicial.

“Siempre trabajé en el tema drogas, primero en el año 1990 con el señor Jorge Palacios (NdR: alias “Fino”, fallecido en marzo de este año), en ese tiempo subcomisario de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, y la DEA, a la cual me lleva Palacios”, se presentó Pose en su declaración indagatoria ante el juez Claudio Bonadio (NdR: fallecido en febrero último), que le dictó primero una falta de mérito y luego un sobreseimiento que sería revocado por la Cámara Federal.

En su indagatoria, Pose contó sus viajes a Salta y también cómo se fue de la escena cuando apareció Gendarmería, a quien la DEA le había pasado las coordenadas de la entrega de drogas dos días antes, vía una nota oficial del agente Arthur Staples.

“Llegamos al lugar, le pagué al taxista y le dije a los ocupantes del Ford Escort (donde estaban los 44 kilos) que esperen allí, que abran el capot del auto, que yo iba a buscar el dinero. Enfrente a Rond Point estaba estacionado el BMW de la embajada, que me estaba esperando. En el auto estaban Staples y René Tenenbaum. De ahí fuimos a la embajada de Estados Unidos”, relató Pose.

Por esta causa, el domicilio de Pose fue allanado y en ese lugar se encontraron los correos electrónicos de Tenenbaum y distinta documentación como pasaportes, DNI, títulos universitarios y secundarios. También un tarifario de cuánto valía hacer cada documento. El argumento que dio fue que eran materiales de “operaciones especiales”. La débil investigación que se abrió para chequearlo nunca llegó a nada.

Lo mismo pasó con otra causa que la Justicia inició para determinar qué papel cumplieron los agentes de la DEA en el operativo “Flor de Acero”, ya que la agencia norteamericana no puede operar por su cuenta en el territorio nacional. El destino de esta investigación estaba cantado: terminó archivada.

NUESTRO NEWSLETTER

Deportes

Clásico

La Liga Profesional y AFA analizan implementar cámaras especiales para los tres partidos que restan de la Copa.

SL

San Lorenzo irá hasta Montevideo por los tres puntos frente a Liverpool.

Gurí

Omar Martínez, y un repaso de toda su carrera deportiva dentro del automovilismo.

Monteros

Gonzalo Lapera, con la camiseta 14, finalizó la temporada con Monteros y volvió a Paraná.

Quilmes y Patronato empataron 2 a 2 por la fecha 12 de la Primera Nacional.

Quilmes y Patronato empataron 2 a 2 por la fecha 12 de la Primera Nacional.

Patronato estuvo cerca de sorprender al invicto Quilmes, pero rescató uno en el Centenario

El "Santo" igualó 2 a 2 un partido que lo tuvo arriba y abajo en el marcador de un duelo cambiante.

Torneo Federal A: el “Lobo” entrerriano cayó en San Francisco y se hunde en las posiciones

Gimnasia no pudo con Sportivo Belgrano y perdió 1 a 0 en el cierre de la quinta fecha.

Primitivo González

Primitivo González brillando en la competencia de saltos ornamentales en el Club Regatas Uruguay en la década del cuarenta.

Con Lautaro Martínez, Inter ganó el clásico de Milán y gritó campeón en la Serie A

Lautaro Martínez festeja junto a Marcus Thuram, autor de uno de los goles ante Milan.

Por José Pablo Criales (*)  
Javier Milei saluda a los estudiantes de la Universidad Internacional de Florida, el 11 de abril, en Miami.

Javier Milei saluda a los estudiantes de la Universidad Internacional de Florida, el 11 de abril, en Miami.

Nacionales

El Ministerio de Justicia informó que revisarán los pagos a las personas que perciben un resarcimiento por haber sido víctimas del terrorismo de Estado.