Ganó la ultraderechista Giorgia Meloni en Italia

El partido Hermanos de Italia de Giorgia Meloni se dispone a formar el primer gobierno de extrema derecha del país desde la caída del dictador Benito Mussolini durante la Segunda Guerra Mundial. Meloni se imponía en la madrugada del lunes con claridad en las elecciones para renovar el Parlamento, consiguiendo la mayoría legislativa para formar un nuevo gobierno junto a sus socios de la Liga y Fuerza Italia, de acuerdo a las proyecciones de los resultados escrutados luego de unas elecciones con la participación más baja de la democracia, en una afluencia menor al 70 por ciento.

La alianza de derecha conseguía, según los primeros sondeos, alrededor del 43 por ciento de los votos y superaba el 50 por ciento de las 400 bancas de Diputados y 200 del Senado en juego, lo que dejaría a Meloni a un paso de convertirse en la primera mujer premier de la historia del país, con una campaña basada en el rechazo a la inmigración, políticas más duras frente a Europa y promesas de menor presión fiscal. La ley electoral italiana favorece a los partidos que forman alianzas, lo que amplía la ventaja del bloque derechista frente a sus rivales de centroizquierda, sumamente divididos.

El Partido Democrático (PD), principal formación de izquierda, no consiguió movilizar al electorado para frenar el avance de la ultraderecha y tuvo que conformarse con una cifra que oscila entre el 17 por ciento y el 21 por ciento. El PD reconoció rápidamente la victoria de Meloni y manifestó su responsabilidad al ser el primer partido de la oposición, según explicó la vocera de la formación progresista en la Cámara de Diputados, Deborah Serracchiani. Los antisistema del Movimiento 5 Estrellas (M5E) obtuvieron entre el 13,5 y el 17,5 por ciento de los votos, por debajo del histórico 30 por ciento logrado en 2018, pero mejor de lo estimado en las encuestas, publicó Página12.

"Gobernaremos para unir a los italianos"

Cerca de las tres de la madrugada en Italia, Meloni dio sus primeras declaraciones tras su triunfo en las elecciones y sostuvo que la derecha gobernará "para unir a todos los italianos". "Si gobernamos esta nación lo haremos por todos los italianos" para "exaltar lo que une y no lo que divide, porque nuestro objetivo es que los italianos puedan estar orgullosos de serlo", aseguró.

En un hotel en las afueras de Roma, Meloni dio un discurso llamativamente medido en el que aseguró: "Los italianos han dado desde las urnas una indicación clara, y la indicación es por un gobierno de centroderecha con la guía de Hermanos de Italia". La líder posfascista advirtió que "Italia y la Unión Europea necesitan la contribución de todos ante la situación compleja en la que nos encontramos".

Se larga la carrera para formar gobierno

Meloni, romana de 45 años, deberá ahora cerrar el apoyo de sus socios para garantizar la unidad del espacio al presidente Sergio Mattarella y mostrarse como una opción de gobierno estable para los próximos cinco años, la duración del Parlamento elegido este domingo. Una vez que se complete el procedimiento de formación del nuevo Ejecutivo, durante el cual el mandatario tiene un rol clave, el nuevo gobierno deberá presentarse en el Parlamento a conseguir el voto de confianza de la mitad más uno de los miembros de cada Cámara.

En las últimas semanas, los socios de la coalición de derecha habían mostrado cortocircuitos por el método que elegirían para formar el gabinete en caso de llegar al gobierno, y este domingo el líder de la Liga Matteo Salvini dio un paso en esa dirección al asegurar que tiene al equipo en la cabeza. "Estoy impaciente de volver mañana al gobierno de este país extraordinario", comentó Salvini, conocido por su política de mano dura contra los migrantes cuando era ministro de Interior, entre 2018 y 2019.

Sin embargo Antonio Tajani, el coordinador nacional de la conservadora Forza Italia, aseguró el domingo que "el resultado del centroderecha dará lugar a un gobierno estable, no habrá problemas relacionados con las diferentes posiciones de los partidos de la coalición". El número dos de Forza Italia, liderada por Silvio Berlusconi, subrayó que su partido es el centro de la coalición y que serán imprescindibles para gobernar.

El camino de Meloni

El vertiginoso ascenso de Meloni se debe en buena parte a que fue la única que se opuso por 18 meses al gobierno saliente del economista Mario Draghi, algo que la favoreció para capturar el descontento de los italianos ante la inflación, la guerra y las restricciones por la pandemia. La líder postfascista de 45 años, admiradora durante su juventud de Benito Mussolini, conocida por su lenguaje directo y eficaz desde sus años de líder estudiantil en Roma, podría convertirse en la primera mujer que llega a la jefatura de gobierno en Italia. 

Junto con sus aliados promete recortes de impuestos, el bloqueo de los inmigrantes que cruzan el Mediterráneo, así como una ambiciosa política familiar para impulsar la tasa de natalidad de uno de los países con más ancianos en el mundo. La victoria de una líder antieuropeísta y nacionalista genera muchos interrogantes en Europa y le cambia la cara a Italia, ya que pondría en cuestión su posición sobre la Unión Europea, en tanto aboga por una revisión de sus tratados y hasta por su sustitución por una "confederación de Estados soberanos". 

"En Europa todos están preocupados por Meloni en el gobierno. Se acabó la fiesta, Italia empezará a defender sus propios intereses nacionales", había advertido la propia candidata en campaña. La representante del posfascismo se identifica con el lema "Dios, patria y familia" y promete luchar contra los grupos que defienden los derechos de la comunidad LGBTI y las "ideologías de género". 

Meloni se convierte así en figura clave para un eje radical de derechas en Europa que pasa por Suecia, Polonia y Hungría. Su modelo es justamente el del nacionalista húngaro Viktor Orban, enemigo acérrimo de la inmigración y decidido a endurecer las medidas para acceder al aborto.

Los vínculos de Meloni con el fascismo y su admiración por Mussolini

La líder del partido heredero del Movimiento Social Italiano (MSI), una formación neofascista fundada después de la Segunda Guerra Mundial por los simpatizantes de Mussolini, aclaró en agosto su controvertida relación con el fascismo. "La derecha italiana ha relegado el fascismo a la historia de hace décadas, condenando sin ambigüedades la privación de la democracia y las infames leyes antijudías", dijo Meloni en un video enviado en agosto en varios idiomas a los medios de comunicación extranjeros acreditados en Italia.

Sin embargo, el emblema de Hermanos de Italia lleva la llama tricolor verde, blanca y roja, un símbolo inventado en 1946 por el grupo de veteranos fascistas que fundaron el MSI. Varios medios volvieron a transmitir en estos días el video en el que a los 19 años Meloni declaraba su admiración por Mussolini. "Para mí fue un buen político. Todo lo que hizo, lo hizo por Italia", explicaba en aquel entonces.

Gobernar en un escenario delicado

Las elecciones de este domingo se dieron en un marco en el que la inflación, que a fines de agosto tocó el pico más alto en 37 años, un 8,4 por ciento interanual, se volvió uno de los principales temas de preocupación de los italianos. Además la suba de los precios de la energía amenaza ya a varias industrias muy dependientes de la luz y el gas, desde la construcción hasta la gastronomía.

La alianza de derecha que arrasó en las elecciones percibió ese escenario, y en las últimas semanas de campaña explotó su histórico descontento con el régimen de la Unión Europea para exigir un mayor énfasis en las negociaciones para la adopción continental de un techo al precio de la energía. Además, las posturas conservadoras de Meloni en temas como derechos de salud y reproductivos o la gestión migratoria pueden ser un eventual foco de tensiones con Bruselas.

QATAR 2022: LA AGENDA DE PARTIDOS DEL DÍA


Deportes

Marcos Di Palma: “Creo que el 'Gurí' Martínez es mejor manejando que Guillermo Ortelli”

El arrecifeño marcó diferencias y elogió al entrerriano, aunque aclaró que es "hincha" de Ortelli.

Dos atletas entrerrianos, medallistas en el inicio de los Juegos Sudamericanos Escolares

Agustín Benítez consiguió la medalla de plata en los 80 metros llanos (Foto: Gentileza FaDER).

Presentaron de manera oficial la final de fútbol femenino de Paraná Campaña

En la secretaría de Deportes de la provincia se hizo el lanzamiento de la gran final femenina.

Facundo Tello dirigirá el sábado Marruecos-Portugal por cuartos de final del Mundial

El bahiense fue designado este jueves para controlar las acciones del partido entre marroquíes y lusitanos.

Qatar 2022: Scaloni probó dos formaciones y las dudas siguen siendo De Paul y Di María

Fideo Di María formó parte del ensayo táctico, pero luego fue sustituido. (Foto: Twitter @Argentina)

Burruchaga

El entrerriano Jorge Burruchaga habló en la previa al partido entre Argentina y Países Bajos.

Anto

La gualeguaychuense Antonella Ruiz Díaz, en atletismo adaptado, está nominada para el Olimpia de Plata.

Kanne

El uruguayense Walter Kannemann arregló con Gremio y seguirá una temporada más en el fútbol de Brasil.

Estudiantes

Estudiantes perdió por la mínima diferencia en Zárate Básquet, por una nueva fecha de la Conferencia Sur de la LAB.

Judiciales